la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




sábado, 11 de septiembre de 2010

Militares condenados en Chile por caso Berríos


SE LES TIPIFICÓ SECUESTRO Y ASOCIACIÓN ILÍCITA

Ültimas Noticias. 11 9 10.

El juez chileno Alejandro Madrid condenó ayer a los militares uruguayos Tomás Casella, Eduardo Radaelli y Wellington Sarli por su participación en el secuestro y asesinato del químico chileno Eugenio Berríos.

Catorce militares fueron condenados ayer a prisión por el secuestro y asesinato del químico chileno Eugenio Berríos. Entre ellos, los militares uruguayos Tomás Casella, Eduardo Radaelli y Wellington Sarli.

El coronel retirado Casella fue condenado a cinco años y un día por su participación en el secuestro y a tres años y un día por el delito de "asociación ilícita".

El coronel en servicio, Eduardo Radaelli, recibió una pena de cinco años y un día de prisión por secuestro y 61 días por asociación ilícita, mientras que el también coronel en actividad, Wellington Sarli, fue condenado a tres años y un día de prisión, aunque el juez le concedió el beneficio de la libertad vigilada, que rige en el sistema chileno para las condenas menores a cinco años, según informaron ayer las agencias internacionales AFP y EFE.

El abogado de los militares, Carlos Castro, dijo a Montevideo Portal que es "absolutamente aberrante" que sus defendidos hayan permanecido todo este tiempo en Chile, a donde fueron extraditados el 18 de abril de 2006.

El abogado subrayó que las penas de los tres militares uruguayos fueron medias en comparación con los otros procesados por el caso y citó el ejemplo del ex mayor del Ejército chileno, Arturo Silva Valdés, quien por la misma causa fue condenado a 10 años y un día de prisión por secuestro con homicidio, más 3 años y un día por asociación ilícita.

En cuanto a la diferencia de las tres condenas, Castro explicó que el magistrado encontró mayor responsabilidad en el caso de asociación ilícita en Casella tomando en cuenta su grado, mientras que en el caso del delito secuestro, Madrid consideró los diferentes niveles de participación.

El ex mayor del Ejército, Jaime Torres Gacitúa, el ex oficial, Manuel Provis Carrasco, y el general retirado, Hernán Ramírez Rurange (ex jefe de inteligencia del Ejército), fueron condenados a ocho años de cárcel por los delitos de secuestro y asociación ilícita.

En tanto, Raúl Lillo Gutiérrez, ex empleado civil del Ejército, recibió una condena de cinco años y un día por el delito de secuestro y cien días más por asociación ilícita, mientras que Fernando Torres Silva, general y ex auditor del Ejército, fue condenado a tres años de cárcel.

El general retirado, Eugenio Covarrubias Valenzuela, y los ex oficiales Pablo Rodríguez Márquez, Manuel Pérez Santillán, Marcelo Sandoval y Nelson Román fueron condenados por su participación en el secuestro y a todos se les concedió la libertad vigilada.

En tanto, los ex militares absueltos por el juez Madrid en el fallo de primera instancia fueron Enrique Ibarra, Mario Cisternas, Nelson Hernández Franco, Erika Silva Morales y Emilio Rojas.

Berríos, a quien se atribuye la fabricación del gas sarín que la dictadura chilena usó para eliminar a disidentes, fue sacado clandestinamente de Chile el 26 de octubre de 1991, bajo el nombre falso de Tulio Orellana, en una operación que involucró a agentes de la Dina (la disuelta Policía secreta de la dictadura de Augusto Pinochet), con la colaboración de militares uruguayos.

El operativo se realizó para impedir que declarara en el juicio por el homicidio del ex canciller Orlando Letelier, perpetrado por la Dina en Washington, en 1976.

El agente fue visto por última vez en 1992, cuando se presentó en una comisaría de Uruguay para denunciar que estaba secuestrado, pero fue entregado a unos militares y no se supo más de él.

En abril de 1995 su cadáver fue hallado, con disparos en el cráneo y atado de pies y manos, en una playa del balneario canario de Parque del Plata.

---------