la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




sábado, 13 de noviembre de 2010

El caso del carmelitano Perrini

CRIMEN DURANTE LA DICTADURA: RECLAMO DE VERDAD Y JUSTICIA

La República. 13 11 10. Gabriel Monteagudo. COLONIA


La presentación de una denuncia penal por la muerte en 1974 del ciudadano carmelitano y militante frenteamplista Aldo Francisco Perrini Guala ha despertado el interés de la población local, que se enteró del caso a través del diario LA REPUBLICA.

La denuncia fue presentada en Montevideo por el abogado Oscar López Goldaracena ante la jueza penal de 7º turno Mariana Mota. El letrado representa a uno de los hijos de Aldo Perrini, un comerciante de 34 años que tenía un local de venta de helados en la ciudad de Carmelo, que fue detenido en su domicilio y llevado esposado por la dictadura militar el 26 de febrero de 1974.

Perrini era adherente del Frente Amplio sin militancia conocida, hacía nueve años que estaba casado y tenía entonces tres hijos de 6, 5 y 1 año. Este último, de nombre Piero, fue quien promovió la acción penal.

Aquella madrugada del verano del 74 Perrini fue trasladado con otros 11 carmelitanos detenidos al Batallón de Infantería Nº 4 de Colonia, que estaba al mando del Comandante Boscan Hontou. Allí muere como consecuencia de las torturas recibidas. Perrini era un hombre jovial, absolutamente concentrado en su familia y su comercio y a los 34 años presentaba un estado de salud envidiable. No fumaba y por ello tan arbitrario como su asesinato fue la causa de la muerte que certificaron los médicos civiles que apoyaban a la dictadura en Colonia "edema de pulmón como consecuencia del consumo de cigarrillo y el estrés" escribieron los hasta ahora impunes cómplices de su muerte.

El caso de Aldo Perrini conmocionó a la sociedad de Carmelo en aquellos años de la dictadura militar. Su muerte en el cuartel de Colonia produjo tal preocupación en los torturadores que suspendieron la tortura sistemática que desde hacía semanas practicaban a todos los detenidos en ese cuartel, según declaró al Semanario EL ECO el compañero de infortunio de aquel día, el dirigente frenteamplista de Colonia Román Chipolini. "Chiquito Perrini salvó a muchos carmelitanos", dijo.

Su muerte generó que los detenidos fueran blanqueados y pasados a la Justicia Militar. Algunos marcharon al exilio inmediatamente, los menos. Los más terminaron en el Penal de Libertad por la sola culpa de su pensamiento político. Desde entonces, el caso Perrini ha sido un caso emblemático para la ciudad. La apertura de su causa "es un paso importante para la recuperación de la memoria histórica de la comunidad" señalaron a LA REPUBLICA varios ex presos políticos al conocer la noticia.

La declaración de inconstitucionalidad de la Ley de Caducidad fue dispuesta en la causa caratulada "Organizaciones de Derechos Humanos" emitida el pasado 29 de octubre por la Suprema Corte de Justicia, anexa al expediente madre contra el dictador Juan María Bordaberry, por la cual se indaga el homicidio de Aldo Perrini y otras 19 personas entre el 27 de junio de 1973 y el 12 de junio de 1976.

--------