la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




miércoles, 6 de julio de 2011

Pedirán la reapertura del caso de Elena Quinteros

ABOGADOS DE FAMILIARES TRABAJAN PARA REACTIVAR CUATRO DEMANDAS PERO ESPERAN MÁS

Últimas Noticias. 5 7 11

Los casos de la maestra Elena Quinteros y del estudiante de Medicina Luis González serán reactivados por los abogados de Familiares, junto a dos investigaciones más. Los dos abogados que trabajan en el tema adoptarán vías distintas para pedir el desarchivo.

Los casos que ya están a estudio de los profesionales para solicitar el desarchivo ante la Justicia son los de los desaparecidos Elena Quinteros y Luis Eduardo González y el militante Oscar Casino. También se pedirá una revisión de la demanda por Diana Maidanic, Laura Raggio y Silvia Reyes, asesinadas en 1974 en la casa de esta última, donde las fuerzas conjuntas ingresaron en busca de su esposo.

Estos son los primeros casos comprendidos entre los 80 desarchivados por el gobierno que serán estudiados por las sedes judiciales a partir del 19 de julio, cuando se retome la actividad luego de la feria.

El abogado Pablo Chargoñia espera la "reactivación de oficio del expediente (de Quinteros) con el juez competente, porque el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) lo establece. Si no hay una respuesta del juez para activarlo, vamos solicitarlo nosotros, vamos a estar al tanto de lo que ocurra", expresó a Ultimas Noticias. La denuncia, archivada en 1988, implica una demanda contra los ex policías que se presume participaron en la desaparición de la maestra.

Sin perjuicio de esto, otra denuncia realizada en 1991 fue la que provocó el procesamiento del ex canciller Juan Carlos Blanco en abril del año pasado. El juez penal de 1° turno, Juan Carlos Fernández Lecchini, lo condenó a 20 años de prisión por homicidio especialmente agravado.

Quinteros fue detenida en junio de 1976, cuatro días después escapó y llegó a la Embajada de Venezuela en busca de asilo. La Policía uruguaya la encontró e ingresó a la sede diplomática para detenerla sin autorización del embajador venezolano. Esto generó la reacción del jerarca y derivó en la ruptura de relaciones internacionales con el país caribeño durante diez años.

El abogado explicó que probablemente el caso sea reabierto en el Juzgado Penal de 1° Turno, ya que "condenó en primera instancia a Blanco, aunque no estoy seguro de si los antecedentes de la primera denuncia están unidos a este expediente".

Por su parte, el abogado Jorge Pan, del Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur), asumirá los casos restantes. Pan procedió de distinta forma, para reactivar la investigación del esposo de Elena Zaffaroni, Luis Eduardo González. El abogado se dirigió a la Suprema Corte de Justicia (SCJ) el pasado 4 de junio, cuando aún no había sido firmado el decreto por el Poder Ejecutivo, que revocó los actos administrativos que dispusieron el archivo de causas por desapariciones en la época de la dictadura.

Allí solicitó en base a la sentencia de la Cidh que se reabriera la investigación y se adjuntaran los antecedentes de la causa. Esto fue estudiado por la SCJ y remitido por la corporación al fiscal de Corte, Rafael Ubiría, quien actualmente lo tiene a estudio. Luego de esto, la fiscalía remitirá el expediente a la SCJ con sus consideraciones y en base a su resolución determinará o no su reapertura.

A pesar que el decreto que autoriza el desarchivo de las causas ya fue firmado, el abogado seguirá los mismos pasos para los casos restantes "porque no queremos pasar por encima del máximo órgano judicial". Adoptará esta actitud en vez de solicitar al Juzgado competente la reapertura del caso, como hizo Chargoñia en el caso Balbi.

Luis Eduardo González fue detenido junto a su esposa, quien estaba embarazada, en diciembre de 1974. Ambos fueron trasladados al Regimiento N° 6 de Caballería, aunque luego fueron separados. En 2003, la Comisión para la Paz determinó que González falleció aproximadamente diez días después de ser detenido como consecuencia de las torturas y que su cuerpo fue sepultado. Se estima que en 1984 se cremaron sus restos y que sus cenizas fueron arrojadas al Río de la Plata.

La denuncia judicial fue realizada por su esposa años después de ser liberada de la cárcel de Punta de Rieles, pero el caso quedó amparado por la ley de Caducidad y fue archivado.

Pan proyecta aplicar el mismo sistema para reclamar la reapertura de las investigaciones restantes cuando termine la feria judicial. "La revocación del decreto es un acto administrativo, por lo que quizás ese decreto pueda tener impugnaciones. Por lo tanto, entendemos que hay que acudir a la vía judicial", explicó.

JUECES ESPERAN DIGITALIZACIÓN DE ARCHIVOS

Varios de los casos que serán desarchivados por la Justicia en las próximas semanas forman parte de un proyecto de digitalización de expedientes judiciales que se lleva a cabo hace un año. Con la financiación de la Unión Europea, el Poder Judicial trabaja en la digitalización de fichas judiciales de civiles que pasaron por la Justicia Militar entre 1970 y 1985.

Según comentó la encargada del proyecto Elba Rama, a Ultimas Noticias, la Justicia Militar entregó 3001 expedientes pero hasta el momento solo se ha podido digitalizar aproximadamente el 30%. Rama comentó que "todas las semanas recibimos pedidos de sedes judiciales o comisiones especiales del Parlamento. No tenemos cuantificada la cantidad de solicitudes pero son bastantes". También estima que con la activación de las 80 investigaciones se incremente el trabajo. Si bien tienen un determinado orden de trabajo, siempre priorizan las solicitudes de jueces y comisiones, mientras que la atención al público en general será ofrecida cuando se termine de digitalizar todos los expedientes, lo que se estima sea en marzo del año próximo.

El trabajo de este equipo integrado por ingenieros informáticos, archivólogos y bibliotecólogos, consta de limpiar las fichas que están deterioradas por el paso del tiempo, para después digitalizarlas. Según relató Rama, las condiciones de deterioro no son extraordinarias ni reflejan malos cuidados. A su vez, los expedientes originales luego serán guardados para su conservación y se entregará a quien lo solicite la versión digital, como se hace hasta el momento.

-----------