la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




jueves, 28 de febrero de 2013

Estate quieto


Legisladores de la oposición criticaron los últimos pronunciamientos de la Institución Nacional de Derechos Humanos.

La Diaria - 27 2 -13

Las recientes declaraciones de la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) no pasaron desapercibidas en la oposición. En los últimos días este órgano se expresó por el traslado de la jueza penal Mariana Mota a un juzgado civil y por el fallo de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) respecto de la ley 18.831, que establecía la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad cometidos en la última dictadura cívico militar.

La INDDHH había advertido el jueves sobre la inconveniencia de trasladar a una jueza especializada en derechos humanos como era Mota y había observado que no era la primera vez que la Corte hacía un mal uso de sus recursos. Este lunes la institución volvió a cuestionar a la SCJ, esta vez por su fallo respecto de la ley 18.831. El eje de su crítica fue que el órgano máximo del Poder Judicial hizo primar el derecho interno por encima de los tratados internacionales que Uruguay ratificó e incorporó a su legislación interna, que establecen la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad. La visión del organismo, contaria a la del Partido Nacional (PN) y el Partido Colorado (PC), fue cuestionada por legisladores de la oposición.

El diputado blanco José Carlos Cardoso dijo que le llamó la atención el “apuro” con el que la INDDHH emitió su opinión en este último tema. “Pareció que estaban necesitados de hablar y aparecer, debieron haber sido un poco más calmos, porque mañana pueden quedar enredados en medio de un lío”, expresó el legislador, quien además agregó que fue “un poco exagerado” que la INDDHH le marque el paso a la SCJ. También sostuvo que no le ve competencias a esta oficina para opinar sobre el traslado de los jueces, como hizo en el caso de Mota.

Ana Lía Piñeyrúa fue más lejos todavía: dijo discrepar “radicalmente” con las manifestaciones de la INDDHH. La ex ministra de Trabajo opinó que los integrantes de la institución hicieron un “pronunciamiento infundado” con el traslado de Mota y dijo no compartir el “fundamento” del último pronunciamiento, divulgado el lunes por el organismo.

“Estoy en desacuerdo con que el derecho internacional pueda estar sobre las normas nacionales. Es una nueva tesis que le da una superioridad jerárquica a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, una renuncia a las decisiones soberanas de la República”, manifestó. Para Piñeyrúa, la INDDHH no es muy plural, ya que sus integrantes fueron designados sin mayorías especiales en el Parlamento.

La conformación del cuerpo se votó, en mayo de 2012, por mayoría simple en un tercer intento, ya que en las dos instancias anteriores no se pudo llegar a los tres quintos de la Asamblea General que exigía su ley de creación. Sin embargo, en la votación final el único nombre votado en soledad por el FA fue el de la ex fiscal Mirtha Guianze, especializada en derechos humanos. Según Piñeyrúa, la integración plural que “se pretendió en un principio para esta institución no se consiguió”.

Por su parte, el senador colorado Ope Pasquet admitió que no le ha dado mucha importancia a la INDDHH, ya que “en definitiva el FA la integró como quiso y no tuvo en cuenta las propuestas de los partidos tradicionales, así que no me extraña que actúe acorde con el Poder Ejecutivo”. Según agregó, de la institución no espera “más que una conducta oficialista”.

El diputado de ese mismo partido Fitzgerald Cantero admitió que la INDDHH ha coincidido con las visiones del gobierno en varios temas: “Lamentablemente no nació de la mejor manera y no se pudieron alcanzar los acuerdos necesarios para una integración plural”. En ese marco, dijo que en función de quiénes la integran y de que “algunos están por razón política y no técnica, me parece natural que se expidan como lo hacen”.

A pesar de estas críticas, varios legisladores de la oposición se negaron a cuestionar a la INDDHH.Entre ellos, el presidente del directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, quien dijo que esta oficina “no está sujeta a temas partidarios”: “Los votamos para que opinen en función de su saber y entender. No vamos a andar juzgándolos en función de eso”, opinó.

------