la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




viernes, 2 de julio de 2010

Calentando los motores


Nos aprontamos para una nueva batalla.

Informamos a todo el colectivo que nuestra organización se encuentra preparando un proyecto de ley destinado a superar las insuficiencias y carencias de las diferentes leyes reparatorias que se han aprobado en los últimos años en el marco de nuestra lucha por una Reparación Integral.

En cuanto el proyecto esté pronto, en las próximas semanas, será dado a conocer masivamente. Será sometido a las diferentes instancias de análisis, discusión y enriquecimiento colectivo que siempre han caracterizado a Crysol a lo largo de sus 10 años de vida.

Crysol es la asociación de todas y de todos los ex presos políticos.

Sus propuestas abarcan y contemplan las diferentes facetas y singularidades de un colectivo amplio y abigarrado con especial atención a aquellos compañeros menos favorecidos en razón de su edad, su estado de salud o su situación socio económica como resultado de su prisión y las omisiones estatales al recuperar la institucionalidad democrática.

Desde el retorno a la institucionalidad democrática, se han aprobado numerosas leyes, básicamente restitutivas y previsionales destinadas a la actividad pública. Con 10 años de existencia y una enorme experiencia colectiva alcanzada debido al involucramiento directo y protagónico en tres leyes reparatorias (17.449, 18. 033 y 18. 596) sabemos que el proyecto a presentar debe basarse en las normas internacionales y nacionales de DDHH vigentes para que no sea una propuesta antojadiza o caprichosa.

Específicamente aludimos a la Resolución 60/147 de 16 de diciembre de 2005 de las Naciones Unidas y a la Convención Internacional contra la Tortura y otros tratos y penas crueles, inhumanos y degradantes, muy especialmente el Artículo 14, que fue ratificada por Uruguay mediante la Ley 15.798 de 27 de diciembre de 1985.

El proyecto a presentar debe ser serio, consistente y equitativo, de acuerdo a la gravedad del daño ocasionado en base a las normas de DDHH, superador de las leyes 18 033 y 18 596 sin renunciar a los logros ya obtenidos en ellas o sin proponer medidas que ya fueron aprobadas en ellas, que se están implementando o interpretaciones que la organización, activa participante en las Comisiones Especiales, ya ha logrado establecer.

El proyecto a presentar debe modificar específica y claramente el Artículo 11 de la Ley 18 033 para contemplar de una manera justa a todas y a todos los ex presos políticos eliminando las exclusiones y limitaciones del mismo. Es la única manera de promover una iniciativa con efectos reales y que no sea una simple enunciación de deseos que en su implementación no tendrá resultados prácticos.

La Ley 18 033 es una ley jubilatoria y previsional.

La Pensión Especial Reparatoria (PER) consagrada en el Artículo 11 es un resarcimiento por los daños laborales y previsionales ocasionados a quienes sufrieron prisión por razones políticas gremiales o ideológicas durante el proceso cívico-militar.

A los efectos de promover una iniciativa que contemple a todo el universo de ex presas y de ex presos políticos y no solamente a un grupo reducido de ellos, debe tenerse presente que la gran mayoría de los ex presos políticos luego de recuperar la libertad no pudieron reinsertarse formalmente a nivel laboral. Aún computando a los efectos previsionales los años de detención en forma generosa, la mayoría de las ex presas y de los ex presos políticos, a los 60 años de edad no tienen y no van a tener 30 años de aportes registrados para poder jubilarse.

Todos los ex presos políticos que fallecieron durante la privación ilegítima de su libertad, no sólo quienes se suicidaron, ya están amparados por el Artículo 11, literal A de la Ley 18 596 de 19 de setiembre de 2009 ya que murieron en el marco del accionar ilegítimo del Estado. Así, además, lo entiende la Comisión Especial que Crysol integra.

La colocación de placas y otras medidas destinadas a consagrar la dignificación de las víctimas del Terrorismo de Estado y la transformación de lugares emblemáticos de la represión que se desató contra el pueblo uruguayo ya están consagradas en los Artículos 7 y 8 de la Ley 18 596. Resta su implementación efectiva por parte de la Comisión Especial.

La Comisión de Memoria de la institución, desde hace meses, viene elaborando una propuesta de trabajo, de alcance nacional, que en tal sentido será promovida en dicho ámbito. Sin perjuicio de ello, es público y notorio que desde hace años Crysol viene promoviendo y gestionando la transformación del Centro de Altos Estudios Nacionales (Calen) y del ex Penal de Punta de Rieles en Espacios de Memoria y de DDHH.

Crysol tiene sus puertas abiertas de par en par para todos aquellos que deseen sumar sus esfuerzos a la concreción de un Uruguay democrático, con Verdad, Justicia y Memoria, actuando en forma global y atendiendo a todos los aspectos que tienen que ver con el grupo social que nucleamos, representamos y que intentamos llevar a la práctica desde nuestra fundación.

La lucha por el esclarecimiento de la situación de los Detenidos Desaparecidos expresado en nuestro total respaldo a Madres y Familiares, el apoyo al Museo de la Memoria (MUME), las batallas junto a Todas y Todos contra la Impunidad, por la anulación de la ley de caducidad para que haya Verdad y Justicia, son aspectos centrales y prioritarios de nuestra labor diaria como organización que se sustenta en la militancia honoraria de todos nuestros integrantes, sin descuidar el trabajo permanente en las Comisiones Especiales de la Ley 18 033 y 18 596, brindando asesoramiento y apoyo a todos quienes concurren a nuestra sede social, habiendo asesorado al día de hoy, a miles de luchadores sociales y políticos.

Un proyecto convocante a la militancia de todas y de todos.

La elaboración de un proyecto de ley a presentar, es solamente una parte, la menor, de la labor a desarrollar para lograr su concreción en la vida del país. El proyecto debe ser abarcativo, accesible, realista en sus objetivos y, sobretodo, convocante a la militancia de centenares y miles de viejos luchadores sociales y políticos que deberán movilizarse activa y prolongadamente, no sólo de vez en cuando, en su respaldo y promoción a todos los niveles para lograr que sea aprobado.

Tanto la Ley 18 033 como la Ley 18 596 fueron promulgadas luego de una larga y prolongada movilización liderada por Crysol que requirió más de dos años de intenso trabajo para cada una ellas y que contó con el apoyo diario de centenares de ex presas y de ex presos políticos.

Para su concreción se realizaron decenas de entrevistas a nivel periodístico, político, religioso, gubernamental, cultural y social. Se hicieron centenares de pintadas callejeras, decenas de concentraciones y jornadas propagandísticas, agitativas y múltiples movilizaciones callejeras.

Superar las heridas generadas por el Terrorismo de Estado en la vida del país, es un debe de la sociedad y de los diferentes gobiernos que se han sucedido en estos 25 años. En el último lustro se avanzó muy significativamente pero es mucho lo que hay que lograr para que Uruguay sea un país de primera en cuanto al respeto de las normas de DDHH, para afirmar y profundizar la democracia.

La teoría de los dos demonios que promovieron los cómplices del Terrorismo de Estado para justificar la Impunidad de los golpistas y criminales en democracia, la equivocada concepción de “no luchamos para ser reparados”, el desconocimiento y desvalorización de las normas de DDHH como instrumento de justicia, de convivencia democrática y enriquecedora, son concepciones ideológicas firmemente establecidas en el sistema político uruguayo, en todos los partidos, en mayor o en menor medida, que habrá que sortear adecuadamente para poder avanzar como colectivo.

A ello convocamos a todas y a todos los ex presos políticos. A que se sumen y fortalezcan en todos los planos el trabajo de la organización que ha permitido obtener todo lo que se obtuvo hasta el momento.

Crysol es de todas y todos. Todas y todos nos necesitamos mutuamente.
1º de julio de 2010