la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




miércoles, 26 de junio de 2013

Historias sin terminar

A 40 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO

Montevideo Com - 26 6 13 



Dictador Juan María Bordaberry

El  27 de  junio  de  1973  el  entonces presidente Juan María Bordaberry anunciaba por cadena de  radio y televisión la d isolución  del  Parlamento, i niciando así el gobierno de facto    que  se    extendería   hasta  1985.  Cuarenta   años   después,   el   hecho   es conmemorado   con talleres, debates y  actividades  culturales. A ctividades  del  27 de junio.

Este 27 de junio se realizarán varias actividades en conmemoración de los 40 años del Golpe de Estado, entre las que se destacan las organizadas conjuntamente por la Universidad de la República, la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, el Plenario Internsindical de trabajadores y el Instituto Cuesta Duarte.

A las 10.00 de la mañana comenzará el Seminario-Taller: Haciendo historia: A 40 años del golpe de Estado en Uruguay, del Grupo de Estudios Interdisciplinarios del Pasado Reciente, que será en la Sala Azul coordinado por Vania Markarian y Aldo Marchesi

Luego de ello tendrá lugar un panel llamado conceptualizando las resistencias, integrado por Claudio Barrientos, Guilherme de Alencar Pinto, Carla Larrobla, Rodolfo Porrini y Diego Sempol

A las dos de la tarde, también en la sala Azul se realizará el panel "Del autoritarismo burocrático al terrorismo de Estado, integrado por Luciano Alonso, Gerardo Caetano, Emilio Crenzel y Mariana Iglesias.

El tercer panel será "Historias y Memorias" y está integrado por Ludmila da Silva Catela, Álvaro de Giorgi, José Rilla y Graciela Sapriza.

A las siete y media de la tarde se realizará una actividad en la Sala Cultural del Teatro Solís, en donde se presentará "Huellas: a 40 años del golpe", una producción de TV Ciudad, realizada por Gonzalo Arijón, Álvaro Buela, Alicia Cano, José Pedro Charlo, Juan Ignacio Fernández, Pablo Stoll y Walter Tournier.

Cuarenta años después

En conversación con Montevideo Portal, el senador frenteamplista Carlos Baraibar, recordó el 27 de junio de 1973. El entonces diputado por el Partido Demócrata Cristiano, Carlos Baraibar, se encontraba en la ciudad de Budapest, participando de un evento de jóvenes demócratas cristianos.

”Yo era secretario general de la juventud demócrata cristina de América Latina, viajé a Budapest donde estaba la federación mundial de la juventud democrática, cuando estaba allí me enteré que había habido Golpe de Estado y como tenía previsto volver al otro día, volví al Uruguay. A mí me llamaron por teléfono, no era una sorpresa. Incluso yo, cuando pedí licencia oficial para salir del Parlamento, cuando agradecí la licencia dije ´cuando vuelva, si puedo, voy a hacer un informe´, eso fue en los primeros días de junio”.

”Fue una crónica de una muerte anunciada, lo que vivimos en el Parlamento en todo el período desde su instalación en el 72 al 73 fue en el marco de una confrontación muy dura y la aprobación de leyes represivas, muchas de ellas votadas por el Partido Nacional también (además del Colorado)”, señaló Baraibar agregando que después fueron “víctimas de las leyes que votaron”.

”Fueron leyes que se habilitaron pensando en que dándole más poder al Poder Ejecutivo se iba a poder neutralizar lo que era el avance militar, que al final no se logró”, señaló mencionando la Ley del Estado Peligroso, o el Estado de Sitio.

Al ser consultado sobre la posibilidad de una autocrítica por parte del sistema político, particularmente vinculada a los hechos de febrero y los comunicados 4 y 7 que fueron apoyados por varios sectores de izquierda, por considerar que se trataba de una emergencia de corte “peruanista” en la interna de las Fuerzas Armadas.

”Yo estaba en contra de esa posición, de tener cierta expectativa sobre el lineamiento progresista que podían tener los comunicados 4 y 7, tenía claro que el proceso iba en la dirección que tuvo finalmente. No compartía esa apreciación, pero hubo cierta expectativa con miras a la experiencia del proceso peruano, de Velasco Alvarado, que era una revolución no democrática pero sí progresista. Yo simpatizaba con ese proceso, pero decía que ese proceso era característico de la situación en Perú, pero no era trasladable a Uruguay, y que algunos rasgos de progresismo que podían tener los comunicados 4 y 7, no eran suficiente para marcar una orientación en ese sentido”, afirmó el senador.

Baraibar agregó que el 9 de febrero “no se apoyó a (Juan María) Bordaberry porque el gobierno de Bordaberry era claramente antipopular, no había posibilidades de apoyarlo y la prueba está que terminó siendo el conductor de la represión y la dictadura hasta 1976 y se abrió cierta expectativa, fundamentalmente del Partido Comunista y del PDC que yo integraba pero tenía discrepancia con esa posición, junto con Carlos Zubillaga.

El senador agregó que otro de los indicios contra toda esperanza al proceso que podría emerger de los comunicados fue que ellos fueron impulsados por el gral. Trabal “y el Gral Trabal fue desplazado y dejó de tener incidencia, en la conducción de las FFAA. Quien podría conducir ese proceso rápidamente fue marginado”.


Las palabras de Juan María Bordaberry el 27 de junio


“Afirmo hoy, una vez más y en circunstancia trascendentes para la vida del país, nuestra profunda vocación democrática y nuestra adhesión sin reticencias al sistema de organización política y social que rige la convivencia de los uruguayos. Y va con ellos entonces el rechazo a toda ideología de origen marxista que intente aprovechar de la generosidad de nuestra democracia, para presentarse como doctrina salvadora y terminar como instrumento de opresión totalitaria. Este paso que hemos tenido que dar no conduce y no va a limitar las libertades ni los derechos de la persona humana. Para ello y para su vigilancia estamos nosotros mismos; para eso además hemos cometido esas funciones al Consejo de Estado y más allá, aún por encima de todo ello, está el pueblo uruguayo que nunca dejó de avasallar sus libertades”, afirmó Bordaberry en cadena de radio y televisión.

En la biografía escrita por Miguel Ángel Campodónico, Juan María Bordaberry señaló: “Cuando se dice que con la disolución del Parlamento dejó de existir el Estado de Derecho, porque el decreto del Poder Ejecutivo no tenía el respaldo de ningún texto constitucional, se olvida que la situación a la que había llegado el país obligaba a disolverlo (.) "El Uruguay estaba en un punto en el que corría el riesgo de perder mucho más que el Parlamento, ya que este órgano estaba actuando contra la sociedad misma".


Como respuesta al golpe, la Convención Nacional de Trabajadores llamó a la huelga general que duró casi dos semanas: "Nosotros ya sabíamos desde la tardecita que se iban a disolver las cámaras, entonces mi tarea fue ir por todas las sedes sindicales, a avisar que no se trataba de un paro de 24 horas, sino de una huelga porque venía la dictadura. ( ) Lo que predominaba no era tanto el miedo sino la rabia y el fastidio por lo que los militares iban a hacer, en ese momento sólo sabíamos que tendría tendencias de dictadura fascista y que las fábricas serían desocupadas, pero nada más", afirmó el secretario de COFE Luis Iguini en anteriores declaraciones a Montevideo Portal.

---------