la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




lunes, 5 de diciembre de 2011

El vuelo de María Claudia

DOCUMENTO DEL POSIBLE TRASLADO FUE ENTREGADO A LA JUSTICIA ARGENTINA

El vuelo de María Claudia

Caras y Caretas. 2 12 11. Por Roger Rodríguez.

Un militar filtró el documento hace tres años. Es un recibo de detenidos firmado por Silveira y Gavazzo. Dice que Anatole y Victoria Julien, María Claudia García y otra mujer –también embarazada– de nombre María Carmen llegaron a Montevideo el 17 de octubre de 1976. Viajaron en el vuelo 123 de Pluna. Los trajeron por orden del canciller Juan Carlos Blanco y los entregaron a los oficiales Albornoz y Martínez. María Carmen sobrevive en una localidad de la provincia de Buenos Aires. No quiere hablar de lo que pasó. La información fue entregada al Tribunal Oral Federal Nº 6 argentino.

La justicia argentina intentará confirmar si María Claudia García de Gelman, junto a otra mujer embarazada y los hermanitos Anatole y Victoria Julien, fue trasladada desde Buenos Aires a Montevideo el 17 de octubre de 1976 en un vuelo de Pluna, como establece un presunto documento oficial uruguayo que fue entregado para su estudio al Tribunal Oral Federal Nº 6 de la avenida Comodoro Py, Buenos Aires, Argentina, donde se indaga sobre el plan sistemático de apropiación de niños por parte de la dictadura argentina.

El documento, encabezado como una nota del Ministerio de Defensa Nacional con la numeración 7482, supone un recibo de entrega de “detenidos” por parte del capitán Jorge Silveira y el mayor José Gavazzo, quienes “por orden” del canciller uruguayo Juan Carlos Blanco habrían trasladado a María Claudia García de Gelman, María Carmen XX (ambas embarazadas) y a los menores Anatole y Victoria “Cáceres Grisones”, los cuales quedaban en manos del capitán Albornoz y el mayor Martínez, del Instituto Militar de Estudios Superiores, IMES (ver facsímil).

La particular nota fue filtrada hace tres años por un militar uruguayo a un equipo de periodistas que se desempeñaba en el diario La República. Entonces, por intermedio del embajador argentino Hernán Patiño Mayer se pudo confirmar que María Carmen XX estaba viva y se había radicado en una localidad de la provincia de Buenos Aires, pero cuando se intentó un contacto telefónico cortó la comunicación. Otro tanto ocurrió cuando militantes de derechos humanos de la localidad intentaron hablarle en la ocasión.

La confirmación del documento no fue posible en aquel momento en Uruguay. Miembros del directorio de la empresa Pluna indicaron a los periodistas que tras la privatización del ente no se mantenían archivos y por entonces no se tuvo acceso a la documentación existente en la Dirección Nacional de Migración del Ministerio del Interior que hace sólo unos meses ha comenzado a ser estudiada por el equipo de investigadores que encabeza el profesor Álvaro Rico.

¿TRUCHO O VERDADERO?

El documento, con sellos y anotaciones de archivo, fue inicialmente sospechado como ‘trucho’ por parte de los periodistas. Aunque eran garabateadas y había semejanzas en las letras mayúsculas, las firmas de Gavazzo y Silveira no coincidían con sus rúbricas en documentos oficiales. También resultaba confusa la implicancia del canciller Blanco dando la orden de traslado, como el hecho de que los hermanitos Anatole y Victoria aparecieran con el apellido “Cáceres Grisones” y no Julien Grisonas.

Sin embargo, otros datos resultaban confirmatorios del contenido del documento, como la fecha del traslado: aquel 17 de octubre, Día de la Lealtad en Argentina, era un domingo y había vuelos de Pluna procedentes de Madrid que tocaban Ezeiza y llegaban a Montevideo en la madrugada. El horario del vuelo también es posible ya que evidencia la diferencia horaria entre ambos países (salida 0.07 y llegada 1.45), un detalle demasiado elaborado por un documento falsificado. Tampoco es un dato menor la expresión militar “presentan síntomas de embarazo” con que se explica la condición de ambas mujeres.

La fecha también coincide con los datos aportados por un sobreviviente del pozo Automotores Orletti de Buenos Aires, donde María Claudia fue vista hasta el 7 de octubre, dos días después de que se produjera el ‘segundo vuelo’ en el que fueron trasladados a Montevideo todos los uruguayos que allí habían sido secuestrados. Marcelo Gelman fue ejecutado el 13 de octubre y a fines de octubre en Montevideo varios detenidos en el Servicio de Información y Defensa (SID) vieron a una mujer embarazada que dio a luz a principios de noviembre.

Entre los sobrevivientes de Orletti también se ha denunciado la existencia de una segunda mujer embarazada, cuyo destino nunca fue aclarado hasta ahora. Si María Carmen XX efectivamente fue traída a Uruguay junto a María Claudia y ahora vive en la provincia de Buenos Aires, también se podría estar confirmando un testimonio que en forma insistente habían dado algunos militares a miembros de la Comisión para la Paz, a quienes aseguraban: “a la muchacha argentina nosotros la devolvimos”.

RAZONES Y SINRAZONES

Un elementos que siempre ha creado dudas en torno al caso Gelman es la razón del traslado de María Claudia a Montevideo. Entre distintas hipótesis se ha manejado la posibilidad de un secuestro extorsivo, como otros que ya se habían producido en el pozo de Orletti (Gerardo Gatti, León Duarte, y Alberto Mechoso), donde la nuera de Juan Gelman estaba detenida desde agosto de 1976. La teoría podría ser cierta dado que María Carmen XX tiene un apellido asociado a una familia de mucho dinero en Argentina.

Anatole Julien, entonces con cuatro años de edad, dijo a Caras y Caretas que no recordaba un vuelo nocturno. Las imágenes de un avión en su memoria (“recuerdo la cabina, los pilotos y el cielo azul”, dijo) parecen asociadas a su posterior traslado a Chile, donde él y su hermana Victoria fueron abandonados en una plaza de la ciudad de Valparaíso. Sin embargo, Anatole sí recuerda haber estado en un hotel (“fue la primera vez que vi a un botones con un carro de desayuno”) donde compartían cuarto con dos mujeres y una de ellas jugaba con su hermanita.

También resulta factible el nombre de los militares a quienes presuntamente se entrega a los detenidos: Ramón Albornoz y Roberto Cuis Martínez Ferrán pertenecen a una misma generación (la del coronel Eduardo Ferro). Albornoz fue director del Penal de Punta de Rieles (llegó a subdirector de Inteligencia Militar y luego fue codirector de una radio con Miguel Sofía y gerente de una agencia de seguridad que nucleó a varios represores). Martínez, señalado como represor, ya estaba en el Estado Mayor Conjunto el día en que la JUP asesinó a Santiago Rodríguez Muela, en 1972.

Sin embargo, tampoco se puede descartar que el documento y su contenido formen parte de una ‘operación’ interna militar, con el propósito de comprometer al ex canciller Blanco, implicar a Albornoz y Martínez, y ‘salvar’ a Silveira y a Gavazzo, quienes pueden ahora tomar el documento para descalificarlo por falso o utilizarlo en su defensa al quedar desvinculados del destino de María Claudia, a quien sólo habrían trasladado a Uruguay.

EN MANOS DE LA JUSTICIA

Al equipo de investigadores del profesor Álvaro Rico, a quien se le mencionó el documento, se le habría encomendado buscar la fecha del 17 de octubre de 1976 en los listados de la Dirección de Migraciones para confirmar la eventual existencia del vuelo. El facsímil también fue exhibido al titular de la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio de Educación y Cultura, doctor Javier Miranda, quien consideró que el material era creíble y debía ser presentado a la justicia argentina.

El documento fue finalmente entregado el 23 de noviembre a la presidenta del Tribunal Oral Federal Nº 6, doctora María del Carmen Roqueta, y al fiscal de la causa, doctor Martín Niklison, con el propósito de que terminen de confirmar una información en la que periodísticamente no se puede avanzar en la medida en que no se terminan de desclasificar los archivos del Estado uruguayo y cuando la testigo, a quien nuevamente se ubicó en Buenos Aires, se negó a hablar sobre lo ocurrido hace treinta y cinco años.

María Carmen XX sigue radicada en una localidad a cientos de kilómetros de Capital Federal. La modesta casa en las afueras de la ciudad tiene el teléfono a nombre de su cuñado. Su marido vive actualmente en la provincia del Chaco, donde trabaja en una empresa de seguridad. María Carmen, menor de 60 años, de cara regordeta y cabellos teñido castaño claro, no quiso abrir la puerta. Desde una ventana se negó a tratar el tema y dudó sobre la fecha de nacimiento de su hijo de treinta y tantos años.

Miembros de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de la localidad provincial insistieron en el contacto pero sólo obtuvieron un “no quiero saber nada de eso”, junto a elogios a la dictadura militar argentina (“deberían volver los militares”, expresó). Esa misma tarde, Orlando, el marido de María Carmen, se comunicó al teléfono que se le había entregado para un posterior contacto y recriminó que le hablaran del tema a su mujer “con todo lo que pasó”, dijo al excusarse.

“Presentan síntomas de embarazo”

“M.D.N. 7482

Montevideo, 17 / Octubre de 1976

Por orden del señ. Canciller Dr. Juan Carlos Blanco

se nos encomienda el traslado a Montevideo

las siguientes personas.

María Claudia García Gelman

María Carmen (apellido tachado)

Anatole Cáceres Grisones

Victoria Cáceres Grisones

Estos dos menores a efectos de interrogación en Montevideo

Las dos primeras presentan síntomas de embarazo

38 semanas traslado de Cancillería a Ezeiza

3 – 17 – 976 Vuelo N° 123 – 8 – 76 Pluna hora 00.07

hora llegada Carrasco 01.45

A la llegada hago entrega de documentos de Detenidos

en B. A. para evaluación al Cap. Albornoz

y al May. Martínez del I.M.E.S.

Sin otro particular…

(firma) (firma)

Cap. Jorge Silveira May. José Gavazzo”

El caso Gelman

El 24 de agosto de 1976 María Claudia García, embarazada, y Marcelo Gelman fueron secuestrados en Buenos Aires y llevados al centro clandestino de detención conocido como Automotores Orletti. El 13 de octubre, Marcelo Gelman fue ejecutado y arrojado en un tonel en El Tigre. María Claudia fue trasladada a Montevideo y dio a luz a una niña, Macarena, el 1º de noviembre. La madre fue trasladada a la Base Valparaíso, ejecutada y desaparecida. El 14 de enero de 1977, Macarena fue entregada a la familia del policía Ángel Touriño. El 6 de enero de 1989 fue recuperado el cuerpo de Marcelo Gelman. En el año 2000, Macarena fue identificada y se reencontró con su abuelo Juan Gelman.

El presidente Jorge Batlle anunció el hallazgo y creó la Comisión para la Paz. En 2002, Gelman presentó denuncia penal en Uruguay. En 2003, Batlle incluyó el caso en la ley de caducidad. En 2005, el Ejército señaló un lugar en el Batallón 14 de Toledo donde se encontraría el cuerpo de María Claudia. La información era falsa. En mayo de 2006, Juan y Macarena denunciaron a Uruguay ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En 2008, Macarena volvió a denunciar el caso ante el juez Pedro Salazar, quien reabrió la causa. En 2011, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado uruguayo. En noviembre, el Parlamento eliminó la caducidad. María Claudia aún sigue desaparecida.
---------------