la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




lunes, 17 de diciembre de 2012

Crysol reclamó justicia para los Fusilados de Soca


Por Carlos Medina Viglielm


Se llevó a cabo en el día de ayer, un acto de homenaje a los Fusilados de Soca. El acto, con una asistencia de alrededor de 250 personas, se celebró en el propio lugar donde el 21 de diciembre de 1974 fueron ejecutados por los sicarios del Plan Cóndor, Mirtha Hernández, su esposo el deportista Floreal García, María de los Ángeles Corbo (embarazada de 5 meses), Graciela Estefanell y Héctor Brum.


El lugar sigue siendo hoy, un tranquilo y casi deshabitado espacio de la campiña uruguaya. Una carretera de balasto, la Ruta 70, a la que se accede desde la Ruta interbalnearia ó, desde la Ruta 9. La localidad más cercana, está sobre ésta última, en el km. 75 desde Montevideo  y se trata de Capilla de Cella, (a menos de dos kilómetros del lugar de los hechos).


Todos habían sido secuestrados en Buenos Aires y trasladados clandestinamente hacia Uruguay con el fin de matarlos, simulando un acto de venganza por la muerte del Coronel Ramón Trabal, asesinado (por los mismos militares), dos días antes de aquella fecha en Francia. La decisión de matarlos había sido tomada por un grupo de destacados militares uruguayos, entre ellos el Gral. Gregorio Álvarez, hoy preso en cárcel VIP y el propio dictador Juan María Bordaberry, (muerto en prisión).




  
Ana María Fernández y Aracelli Roel, integrantes de la Comisión 
por la Memoria de los Fusilados de Soca



El acto de ayer fue organizado por la Comisión por la Memoria de los Fusilados de Soca y CRYSOL, la asociación de ex presas y presos políticos. Ambas organizaciones bregan hoy por la denominación de la Ruta 70 como el Camino de los Fusilados.




  
Chela Fontora, de la Comisión por la Memoria, mostrando 
el cartel con el nombre que tendrá la Ruta 70 


En el acto se escucharon las palabras de Chela Fontora, de la Comisión  por la Memoria, Julio Abreu, sobreviviente de los fusilamientos, Juan Ferreiro, amigo de la infancia de Floreal García, y Baldemar Taroco de CRYSOL.




Julio Abreu uno de los sobrevivientes y testigo en la causa 


El acto culminó con la actuación del infaltable en estas actividades y a menos de dos horas de abordar un avión para el exterior, Daniel Viglietti. Suscribió las palabras de los discursos allí leídos e hizo un llamamiento para la mayor participación de jóvenes, con el fin de evitar que hechos como los que motivaron el acto se repitan en el futuro.




Daniel Viglietti


Hoy estamos aquí, para  decirles presente como lo hemos
 hecho en estos últimos años. (*) 

A ti Mirtha Hernández, la militante, que junto a tu “negro” Floreal García, el deportista y el militante, les robaron la vida. A ti,  Ma de los Angeles Corbo, a quien no sólo te robaron la vida, sino lo más preciado para  una mujer: ser madre. Por supuesto te tocó a ti, Héctor Brum, nuestro Cañito, ese imposible que la vida nos regala cada tanto.  Y quedas tú, Graciela Estefanell , quién antes de tu asesinato nos legaste un mensaje de convicción y coraje que tus miserables asesinos no serán jamás capaces de tener.

¡Cómo nos gustaría tenerte caminando por esas calles de tu querido Paysandú natal!

Pero de esta manera y de aquí en más trataremos de seguir a vuestro lado buscando que se aclare este hecho abominable.

Pero también hay dos víctimas más, dos sobrevivientes : un niño, - Amaral -, robado a  sus padres, entregado al círculo infernal de sus captores, quienes le robaron su identidad, su niñez y le trampearon su futuro.

Julio Abreu, querido Julio, que quedaste atrapado en la lógica del terrorismo de Estado, quedaste vivo en medio de una situación que pocas veces se da en la historia, esa máquina bestial, ciega, sin corazón te condenó a más de 30 años de silencio, a cambio de tu vida y la de tu familia. Pero tu dignidad y ese loco y gran corazón que tú tienes rompieron el silencio, quebraron el ocultamiento y gracias a ello transitamos con más luz este camino en la búsqueda de la verdad.

Esta comisión les agradece  vuestra presencia, debemos decir que en el hacer estamos aprendiendo a combatir contra la impunidad que nos impusieron, de los errores  sacamos la experiencia para no volver a cometerlos , los aciertos nos impulsan.

Vamos creciendo, eso supone nuevas dificultades por lo tanto exige responsabilidad, cautela, humildad  y respeto.

Pretendemos ir con el don de la palabra, para encontrar la verdad y que se haga justicia.   Hace pocos días, homenajeamos a estos cros en la Casa Mayor de nuestra cultura, donde la investigación y la ciencia se desarrollan junto a la  extensión en el campo social.

En el Paraninfo de la Universidad de la República nos acompañaron muchos, muchas, tantas que nos colmó de orgullo la respuesta de decenas de organizaciones sociales políticas y culturales que nos apoyaron.

Y un Panel  que con sus intervenciones nos informaron, nos invitaron a pensar qué nos había pasado y señalaron responsables.

Salvo un  pequeño grupo de medios, ninguno divulgó esto, el resto, “los grandes medios” como algunos los llaman, callaron. No nos sorprende, la historia de ellos es meramente afín al poder económico, son una de las patas en que se sustenta el poder. Ese mismo poder de ayer es el mismo de hoy, sólo que más poderoso. Su dedicación al ocultamiento, a la distorsión, a la confusión es proverbial . Su vocación y su objetivo no son más que la obediencia al "Gran Amo, el Capital".

No importa, seremos una piedra en  sus zapatos.

Nuestra Comisión ha ido creciendo en la medida que vamos sembrando memoria, exigiendo verdad y justicia.

Sabemos de lo largo del camino , pero qué es la vida sino un largo peregrinar para obtener los frutos que anhelamos.

Crysol expuso ante el Alto Comisionado de DDHH del Mercosur para que este Memorial se constituya en un Mojón del Plan Cóndor  en nuestro país.

Estamos proponiendo a las autoridades Municipales del Departamento de Canelones para que esta ruta, lugar donde dejaron tirados los cuerpos de estos compañeros, se llame RUTA 70  CAMINO DE LOS FUSILADOS.  
  
Si uds nos sigue acompañando trataremos de llevar estos hechos y otros al interior del país donde pocas veces llegan estas cosas.

Para terminar  primero agradecerles vuestra  presencia aquí  y creannos, sin vuestro apoyo se hace difícil seguir adelante sembrando memoria.

Unas palabras de alguien que ha trabajado mucho en el tema de la Memoria desde su doble calidad, como técnico  y como comprometido socialmente : el Dr Marcelo Viñar  El escribe en el prólogo del  libro "Resistencias Contra El Olvido"  esto:

“La verdad histórica, la ventilación de los hechos criminales, que durante décadas fueron sofocados en el silencio o en la trivialización requiere mirar una y otra vez hacia ese punto abyecto de nuestra historia. No es tiempo de rencores ni venganzas, pero la justicia  ante la ley y sobre todo ante La Memoria es un requisito ineludible para revertir el  pesimismo, la amargura y la desidia que impregnaba nuestra convivencia  reciente, para tener un lazo social que nos habilite a ser una comunidad orgullosa de su pasado y anhelante de su porvenir.” 
Gracias.   
(*) Discurso pronunciado por Chela Fontora a nombre de la Comisión de Homenaje a los Fusilados de Soca.
  
Justicia para los Fusilados de Soca (*) 


Nos hemos convocado nuevamente en este memorial recordatorio que hemos construido junto con  vecinos de la zona, en homenaje a luchadores sociales y políticos que como María de los Angeles Corbo, Graciela Estefanell, Mirtha Hernández, Héctor Brum y Floreal García, a pesar de los años transcurridos, no son sólo memoria. Siguen siendo, para sus familiares, para nosotros, para el país,  vida abierta al futuro, a la dignidad, a la esperanza y a la aspiración incansable por un mundo mejor. 

A 38 años de su asesinato los recordamos y los homenajeamos. Lo hacemos como lo merecen todos los  hombres y  mujeres de esta tierra que  optaron por el compromiso, por  la militancia social y  política,  por la utopía de la felicidad de los pueblos, por una  sociedad justa  donde se pudiera soñar, luchar y vivir en libertad.

Víctimas del Plan Cóndor 

Los homenajeados en el día de hoy eran uruguayas y uruguayos sencillos y comunes como todos nosotros. Debieron emigrar, como lo tuvieron que hacer miles de uruguayos, para preservar su libertad, su integridad, sin saber que el Cóndor diseñado en EEUU empezaba a levantar vuelo.  El Cóndor de la represión de las dictaduras del Cono Sur no respetaba fronteras geográficas, de la misma manera que no respetaba Derechos Humanos, ni vidas ni haciendas, ni moral, ni libertades, para imponer un proyecto político en la región al servicio de los grandes intereses económicos que se beneficiaron con él.

Fueron secuestrados el 7 noviembre del año 1974 en Buenos Aires por comandos uruguayos que actuaban clandestinamente con el visto bueno de las autoridades de dicho país y en forma coordinada con ellas. Fueron recluidos en centros clandestinos en dicha ciudad y posteriormente trasladados en el operativo represivo que se conoce como “vuelo cero” a nuestro país para ser asesinados como supuesta represalia cuando se ejecutara al coronel Ramón Trabal en Francia.

La decisión de ejecutarlos, luego de semanas  de terror y torturas, fue adoptada por el Consejo de Seguridad Nacional, el Cosena, órgano asesor y con poder de decisión, al más alto nivel, de la dictadura cívico militar. Sus integrantes son plenamente conocidos. Algunos de ellos aún están vivos, en condiciones de ser indagados por la justicia. Presidía el fallecido dictador Juan María Bordaberry y el Tte. Gral. Gregorio Alvarez, procesado por otros crímenes y recluido hoy en la cárcel de Domingo Arenas, lo integraba como Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.

La justicia no avanza

Durante más de dos décadas la Ley de Caducidad, que fue votada para consagrar la impunidad de estos crímenes imprescriptibles e inamnistiables bajo la presión de los militares al retornar a la vida democrática, impidió que la justicia cumpliera con sus obligaciones y cometidos básicos.

Aunque la Suprema Corte de Justicia declaró la inconstitucionalidad de la Ley de Caducidad para esta causa en el año 2010, a 38 años de los sucesos, judicialmente hablando, aún estamos en veremos. El proceso judicial no ha podido avanzar sustancialmente, a pesar de la buena disposición, de los esfuerzos desplegados por la jueza, la Dra. Mariana Mota, a quien se sigue hostigando y atacando desde diferentes ámbitos, con campañas de prensa incluidas, y a quien ahora se pretende, impúdica y maliciosamente, apartar de la misma para beneplácito de la impunidad.

Lo que ocurre con el proceso judicial de los fusilados de Soca es sintomático de lo que ocurre con la investigación de la mayoría de las denuncias por las graves violaciones a los DDHH cometidas durante el terrorismo de Estado, ya sea en el caso de las torturas cometidas en la Base Aérea Boiso Lanza, en la denuncia presentada por torturas y abusos sexuales por un grupo de expresas políticas o en Artillería 1 por citar solo algunos ejemplos.

Con el patrocinio de los centros militares que ofician de estado mayor de los criminales de ayer, los terroristas estatales, los nostálgicos del proceso, han desplegado una estrategia global focalizada en el terreno judicial que incluye maniobras dilatorias, postergación de las comparecencias argumentando razones de salud, negativas y mentiras falaces, presiones directas e indirectas sobre los distintos operadores, incluso sobre los miembros de la Suprema Corte de Justicia, mientras despliegan campañas mediáticas en las que se presentan como víctimas ante el sistema político y  ante la opinión pública.

Las actuales dificultades para el avance judicial en las diferentes causas es sumamente preocupante para todos quienes desean la plena consolidación democrática. Llama a la movilización ciudadana. Convoca a las organizaciones de DDHH, al movimiento sindical, al sistema político y a las autoridades gubernamentales, a pensar en iniciativas enérgicas y comprometidas tales como la creación de juzgados especiales para las causas de derechos humanos del pasado reciente, la formación de una unidad especializada en el Ministerio del Interior que sirva de apoyo a los jueces y fiscales cuando sea necesario y  demanda acciones similares en el Ministerio de Defensa Nacional al cual están supeditados la inmensa mayoría de los presuntos involucrados.

Seguir transitando las obligaciones de la Resolución 60/147 y cumplir con la Sentencia de la Corte IDH 

Para afirmar plenamente la democracia superando los traumas y las secuelas del pasado terrorista, para cimentar una sociedad con pleno respeto de los DDHH, para construir un Uruguay con sólidos cimientos de no repetición, el Estado uruguayo debe seguir transitando el camino indicado, detallada y pormenorizadamente, por la Resolución 60/147 de la Organización de las Naciones Unidas.

El cumplimiento de las directrices de la Resolución 60/147 de las Naciones Unidas para asegurar la plena transición democrática compromete a todos los poderes del Estado. Compromete al Poder Ejecutivo, compromete al Poder Legislativo y también al Poder Judicial. La sentencia de la Corte Interamericana de DDHH en el caso Gelman vs Uruguay es de cumplimiento obligatorio, también, para todos los operadores judiciales, a todos los niveles.

La investigación y el esclarecimiento pormenorizado de todas las graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante el terrorismo de Estado, la identificación de los responsables intelectuales y materiales de ellas, la determinación de las condiciones en que ocurrieron y se desarrollaron, la sanción penal y administrativa con sus correspondientes tribunales de honor, es un requisito esencial y básico para evitar que ellas vuelvan a ocurrir. Es indispensable para afirmar las normas de DDHH como modelo integral de vida plena, dignificar la vida y la convivencia social, democratizar plenamente todos los órganos del estado, educar a los servicios de seguridad y afirmar la institucionalidad democrática de una manera sustentable y firme.

Así como reivindicamos que el  ex Centro de Altos Estudios Nacionales, CALEN, la base operativa del Servicio de Información de la Defensa (SID) de las fuerzas armadas durante el terrorismo de Estado, hoy en manos de la Institución Nacional de DDHH y Defensoría del Pueblo sea declarado oficialmente un Centro de Memoria y DDHH en repudio a las prácticas del Estado en dicho período y para mantener viva la memoria de lo ocurrido, reivindicamos también que este Memorial, en este rincón apartado del país sea monumento oficial y la Ruta 70 oficialmente denominada Camino de los Fusilados.
En el marco de las políticas públicas de memoria del Mercosur, este memorial, erigido hace 5 años por los vecinos de la zona, con sus propias manos,  debe ser declarado oficialmente, Memorial Recordatorio de las y de los Fusilados de Soca por parte del Estado como homenaje a las víctimas en el marco del repudio  al Plan Cóndor y como compromiso de Nunca Más repetir estos crímenes.

27 de junio: Día Nacional por la Verdad, la Memoria y la Justicia

Cuando nos aproximamos a los 40 años de la disolución del Parlamento y del inicio de la huelga general de los trabajadores que pautó la resistencia popular dentro y fuera del país, declarar el 27 de junio Día Nacional por la Verdad, la Memoria y la Justicia, en carácter de feriado no laborable, para homenajear la libertad y la lucha por la democracia es una necesidad para seguir avanzando. La implementación del reciente pronunciamiento de la Institución Nacional de DDHH y Defensoría del pueblo en materia de reparaciones es parte de las obligaciones pendientes del Estado hacia el pasado reciente para superarlo a cabalidad.

María de los Angeles Corbo, Graciela Estefanell, Mirtha Hernández, Héctor Brum y Floreal García: ustedes siguen estando con nosotros. Son y serán inolvidables. Tan inolvidables como todos nuestros detenidos desaparecidos por quienes también seguimos reclamando Verdad y Justicia.

Están y estarán presentes con nosotros, en nuestra lucha diaria y en la lucha de las generaciones venideras que siguen vuestro camino.

Por Verdad, Justicia, Memoria y Nunca, 
pero Nunca Más, terrorismo de Estado.

(*) Mensaje pronunciado por Baldemar Taroco, vicepresidente de Crysol a nombre de la organización
------------
16 12 12