la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




lunes, 4 de junio de 2012




 

Fiscalía especializada en DDHH


Fiscal de Corte Dr. Jorge Díaz con la delegación de Crysol
En la tarde del miércoles 30 de mayo, una delegación de Crysol se entrevistó con el recientemente designado Fiscal de Corte, Dr. Jorge Díaz. La entrevista se llevó a cabo en un ambiente distendido, en un clima de diálogo y de intercambio de puntos de vista sincero y frontal.

Crysol expresó su convicción de que la investigación y el esclarecimiento de las graves violaciones a los DDHH ocurridas durante el terrorismo de Estado es una obligación jurídica, política y moral de todos los poderes. Es una necesidad imperiosa para afirmar las disposiciones constitucionales, proteger a todos los ciudadanos y evitar que ellas vuelvan a ocurrir. Es una apuesta mirando al futuro, a construir un Uruguay de paz y dignidad.

Eliminados los obstáculos legales que imponían las disposiciones de la inconstitucional Ley de Caducidad para el accionar de la justicia, corresponde a ésta cumplir con sus cometidos de una manera rápida y efectiva. El Ministerio Público y Fiscal, parte integrante del sistema, representante de los intereses globales de la sociedad, debe desempeñar un rol activo, enérgico, vigoroso, comprometido, en dicho proceso.

Con el ánimo de contribuir propositivamente a un accionar más dinámico por parte del Estado en el ámbito judicial, Crysol expresó su opinión de que sería conveniente lograr, a corto plazo, la existencia de una Fiscalía especializada en  DDHH relacionados al pasado dictatorial. Permitiría que el Estado  promoviera vigorosamente todas las causas  que ya se están tramitando y las que pudieran iniciarse.

La existencia de una fiscalía especializada en DDHH demostraría la importancia que el Estado atribuye a la labor de la justicia y su compromiso con ella. Al mismo tiempo permitiría que los fiscales pudieran realizar un trabajo claramente enfocado, con mayor especialización y mayor dedicación con la temática compleja, amplia, de las normas en la materia.

La Fiscalía de DDHH  debería estar conformada por fiscales con amplio conocimiento y dominio de las disposiciones legales, con una trayectoria de actuación que denote una plena identificación, versación y adhesión a las normas internacionales y nacionales de DDHH. Obviamente debe contar con los recursos humanos, financieros y materiales que permitan prever un resultado efectivo. Requiere que posea, además, un firme respaldo, imprescindible, por parte de las jerarquías. Sus integrantes estarán expuestos, serán hostigados  en forma constante por el partido de la impunidad y sus voceros políticos y mediáticos.

Las víctimas testigos: necesidad de un protocolo protector.

Asimismo se informó al Dr. Jorge Díaz de las gestiones que Crysol viene realizando ante la Suprema Corte de Justicia para que ella adopte, mediante una acordada, un Protocolo para el Tratamiento de las Víctimas testigos. Un protocolo de actuación en este sentido, sin interferir ni violentar la independencia técnica de los jueces, debe proteger a las ciudadanas y ciudadanos que han tomado la iniciativa de promover judicialmente las denuncias por las atrocidades cometidas, que son de público conocimiento, para que ellas sean debidamente investigadas.

En Uruguay los denunciantes han asumido el costoso, doloroso y removedor camino de presentar denuncias, ante las omisiones de los órganos del Estado, con el sano y constructivo propósito de contribuir a la investigación y esclarecimiento de los crímenes. Su objetivo es contribuir a sanear la democracia uruguaya, afirmar plenamente las normas de DDHH y dignificar a toda la sociedad.

En el ámbito del Ministerio Público y Fiscal, la promoción de un instructivo en tal sentido, puede colaborar, también, al desarrollo de todo el proceso judicial. Se trata de lograr, con el concurso de todas las partes, autoridades, actores y asociaciones gremiales involucradas, que los denunciantes no sean o puedan sentirse revictimizados por los lentos y a veces engorrosos procedimientos burocráticos mientras acceden a su legítimo derecho a la justicia.

Los ex presos políticos uruguayos que conocemos el significado del desconocimiento de las normas de DDHH tenemos la obligación de seguir promoviendo, militantemente, movilizados, el esclarecimiento, investigación y sanción de los crímenes cometidos para que ellos Nunca Más vuelvan a ocurrir.

--------------
Nº 20 - Viernes 1º de junio de 2012