la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@yahoo.com.ar



Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.45 en adelante. Cuota social: $ 120.-




viernes, 17 de enero de 2014

"Ganó muchas batallas"

MACARENA GELMAN HABLO SOBRE SU ABUELO, JUAN GELMAN


Página 12 - 17 1 14


Macarena Gelman en México,

 donde el miércoles fue velado su abuelo.
La nieta del poeta dijo que tiene “una tristeza y un dolor enorme” y que su abuelo “terminó sus días en paz”.

“Mi abuelo ganó muchas batallas a pesar del dolor, y una de ellas fue encontrarme”, dijo Macarena Gelman el miércoles por la noche en México, donde despidió los restos de Juan Gelman, el abuelo que la buscó hasta dar con ella en Uruguay. “Yo no sabía de él hasta entonces. Cuando me enteré, fue de todo: lo conocí como abuelo, como escritor, como poeta, como periodista”, contó.

Macarena Gelman viajó de Uruguay a la Ciudad de México para asistir el miércoles al velatorio de su abuelo. Allí hizo declaraciones al diario Reforma. Contó que la última vez que habló con su abuelo fue el sábado. El lunes, un día antes del fallecimiento, se comunicaron por correo electrónico. “Ya llevaba un tiempo conociendo la situación, así que, si bien es una tristeza y un dolor enorme, también fue la tranquilidad de que terminó sus días en paz. A pesar del dolor, queríamos que no estuviera sufriendo o que sufriera lo menos posible.”

“Hasta diciembre, que estuve unos días con él, estaba preocupado por escribir”, a pesar de las recomendaciones de los médicos, contó Macarena. El director del suplemento cultural del diario Milenio, José Luis Martínez, había revelado que, antes de morir, Gelman terminó de escribir Amar a Mara, un “homenaje al amor que tenía por su mujer, Mara La Madrid”.

“A pesar del dolor, de la vida que tuvo, pudo hacer muchas cosas; una de ellas, gracias a la ayuda de su esposa, fue encontrarme”, dijo Macarena.

La nieta del poeta nació en Montevideo, mientras su madre estaba cautiva. María Claudia García Iruretagoyena y Marcelo Ariel Gelman, hijo del poeta, fueron secuestrados en Buenos Aires el 24 de agosto de 1976. Ella tenía 19 años y estaba embarazada de ocho meses. Marcelo fue ejecutado y su cuerpo fue encontrado en San Fernando, en un tonel de cemento. 

La mujer fue llevada del centro clandestino Automotores Orletti, sede del Plan Cóndor, a Montevideo, a un edificio del Servicio de Información de Defensa (SID), en Bulevar Artigas y Palmar. Estuvo prisionera en la planta baja del lugar con otros veinte detenidos uruguayos que permanecían encerrados en el sótano. Probablemente el 1º de noviembre de 1976 dio a luz a su hija en el Hospital Militar de Montevideo y pocos días después fue nuevamente conducida al centro del SID. Cerca de la Navidad fue sacada con su niña y llevada a otro campo clandestino de Montevideo, llamado Valparaíso. Allí fue asesinada para sacarle a su hija, a mediados de enero de 1977. La niña, ya una joven, fue encontrada por Gelman en Uruguay a principios de 2000. Había sido entregada a un policía uruguayo.

La búsqueda del cuerpo de su nuera fue una de las batallas que libró el poeta hasta su muerte. Por eso, Macarena afirmó que “la historia sigue abierta”.

Ayer, el Gobierno formalizó la declaración de tres días de duelo nacional por el fallecimiento de Gelman. En el decreto publicado en el Boletín Oficial se señala que “en su obra desplegó a pleno su fuerte compromiso social, retratando fielmente la realidad de nuestro país y las injusticias de Latinoamérica”.


“Poeta y periodista, reconocido internacionalmente por la singularidad de su obra, exiliado forzoso y, en su propia definición, esperanzado sin remedio, durante toda su vida ha luchado por los derechos civiles, políticos, económicos y culturales de sus compatriotas y de los hermanos latinoamericanos”, se destaca en los considerandos. En la argumentación se recuerda que Gelman, “habiendo nacido en la ciudad de Buenos Aires el 3 de mayo de 1930, se radicó en 1989 en la Ciudad de México luego de un largo peregrinar por el exilio, fruto de la brutal persecución que sufrió él y su familia por su militancia y compromiso político”.

-------