la asociación de todas y de todos los ex presos políticos de Uruguay

Joaquín Requena 1533 esquina Brandzen. Telefax: 2408 44 65. Montevideo. Uruguay. Dirección electrónica: crysol2003@gmail.com


Horario de atención en nuestra sede social: de lunes a viernes de 14.30 a 19 horas. Cuota social: $ 140.-




miércoles, 5 de febrero de 2020

¿Todos detrás de Manini Ríos?


En cuanto se instale el nuevo Parlamento, la Cámara de Senadores deberá abordar la solicitud de desafuero del general retirado Guido Manini Ríos, imputado de ocultar información sobre un hecho delictivo, para encubrir a José Nino Gavazzo. Aunque el senador José Mujica ya adelantó su opinión personal de que no votaría su desafuero, es razonable suponer que el Frente Amplio decidirá acompañar la solicitud del Poder Judicial. Existen pruebas abrumadoras de que Manini Ríos infringió la ley para amparar a dos connotados terroristas estatales.


Manini Ríos ocultó información clave para impedir la actuación judicial.
La necesidad tiene cara de hereje

Hasta el momento Guido Manini Ríos no fue condenado por la justicia por la sencilla razón de que, al igual que todos los militares indagados por las graves violaciones a los derechos humanos, apeló a todas las maniobras dilatorias disponibles para evitar ser formalmente juzgado. Ha evadido a la justicia porque sabe que no es inocente. Espera que las necesidades y urgencias políticas del Partido Nacional y del Partido Colorado le permitan evitar ser condenado, rechazando el pedido de desafuero cuando el mismo se plantee.

En la primera convocatoria que recibió por parte de la justicia, además de invocar ser un perseguido político, presentó dos recursos de inconstitucionalidad, verdaderas chicanas. En la segunda oportunidad, habiendo sido electo senador, invocó sus fueros parlamentarios como correspondía.

Manini Ríos violó las disposiciones constitucionales

En marzo de 2019 el Dr. Tabaré Vázquez destituyó al general Guido Manini Ríos como comandante en jefe del Ejército al tomar conocimiento de que había agraviado al Poder Judicial y emitido juicios de carácter político para defender a todos los procesados por las graves violaciones a los Derechos Humanos durante el período 1968 – 1985. Lo hizo al presentar los resultados de los tribunales de honor que juzgaron la conducta de José Nino Gavazzo, Jorge “Pajarito” Silveira y Luis Maurente.

Los comentarios que formuló en su momento Manini Ríos fueron la repetición de los cuestionamientos que tradicionalmente ha proferido el Centro Militar. Además, semanas después, un Tribunal en Roma, los condenó, a todos, sin excepción,  a cadena perpetua, poniendo en mayor evidencia el desatino de sus juicios por fuera de la constitución.

Paradojalmente, en el informe que presentó, Manini Ríos no hace ninguna mención a las declaraciones y testimonios de Gavazzo y Silveira, en un hecho de indudable apariencia delictiva.

Manini debió denunciar por escrito

Todos los funcionarios del Estado en el ejercicio de sus funciones tienen la obligación de denunciar ante la justicia  los hechos con apariencia delictiva acerca de los cuales toman conocimiento.

El general Guido Manini Ríos, como Comandante en Jefe del Ejército, debió informar por escrito a la justicia penal que José Nino Gavazzo había declarado, voluntariamente,  ante un tribunal de honor, haber hecho desaparecer el cuerpo de Roberto Gomensoro Josman arrojándolo a las aguas del Río Negro.

Asimismo debió haber informado, de manera formal, como corresponde en la función pública, que en el mismo tribunal el ahora coronel en situación de reforma Jorge “Pajarito” Silveira declaró que  Gavazzo fue el responsable del asesinato de otra persona que estaba detenida en el cuartel de Artillería N° 1 y que permanece desaparecida hasta el día de hoy.

Democracia: todos iguales ante la ley

Debido a la vigencia de la Ley de Caducidad entre 1986 y 2009, entre otras razones, hasta el momento, en Uruguay, solamente un pequeño grupo de criminales estatales ha sido juzgado y condenado. La justicia uruguaya, el poder del Estado con  plenas potestades para investigar y esclarecer los hechos delictivos, no se ha caracterizado por su ejecutividad ni compromiso, salvo excepciones remarcables.

La Cámara de Senadores no puede estar integrada por personas con causas judiciales, con personas que violentaron las disposiciones legales vigentes y que, además, han encubierto a los responsables de crímenes de Lesa Humanidad. Manini Ríos ha cuestionado reiteradamente el derecho a la justicia de las víctimas. Ha definido como errores  los crímenes más horrendos. Ha ocultado información y encubrió a Gavazzo y a Jorge “Pajarito” Silveira. En democracia, somos todos iguales ante la ley: debe haber justicia. Los delincuentes deben ser juzgados y condenados.

El Senado debe votar su desafuero   ya que sobran evidencias en su contra. Todos los senadores deben asumir su responsabilidad y obligación de contribuir con el Poder Judicial para aplicar las leyes vigentes.
-------
Opinando N° 2 – Año 9 – Miércoles 5 de febrero de 2020